ACLARACIÓN

El Blog FARABUNTERRA, no tiene ninguna responsabilidad por el contenido de los sitios que han sido citados como fuente, los cuales se seleccionan según las normas del diálogo abierto y civilizado.
Las imágenes y productos multimedia, son extraídos en su gran mayoría directamente de la Red. En el caso de que la publicación de algún material pudiera lesionar derechos de autor, pido por favor ser notificado por correo electrónico ubicado en la parte superior para su inmediata remoción
.
PARA NUESTROS ENEMIGOS IDEOLÓGICOS LES DECIMOS DESDE SIEMPRE: NO NOS CALLARÁN!!!
TODOS SOMOS UNOS!

lunes, 13 de junio de 2011

En Europa del Este, los comunistas ganan las elecciones

La República de Moldavia celebró elecciones municipales ayer, en las cuales el Partido de los Comunistas se alzó con una contundente victoria sobre la ultraderechista Alianza de Integración Europea, que conforman un lote de partidos arrastrados por el imperialismo norteamericano y el del centro europeo, para la "unidad de acción".

El PCRM ganó la municipalidad de Chisinau, la capital de Moldavia. Su candidato, el ex ministro de economía Igor Dodon, obtuvo el 52% de los votos, frente al 43% del alcalde (ahora saliente) Dorin Chirtoaca, del Partido Liberal. También han realizado una buena elección en el Concejo Municipal, con 27 de los 51 escaños.

El éxito electoral del PCRM en las municipales, constituye un nuevo triunfo, que no hace más que revalidar su condición de partido más votado, el único capaz de superar el 40% de las votaciones, y que sin embargo, ha visto bloqueado su acceso al gobierno nacional por la coalición de perdedores que es la AIE.

La ultraderecha, que ha logrado imponer un presidente -Marian Lupu-, que en realidad perdió las elecciones presidenciales de 2010, no puede controlar la efervescencia social en la ex república soviética. Es que el estancamiento económico y la parálisis política que han producido el bloqueo parlamentario, y la situación de "interinato" permanente en que vive el país, son muestras de una cada vez más pronunciada debilidad política por parte del Partido Liberal, el Partido Liberal-Democrático y el Partido Democrático, que constituyeron una banda para lanzar de la presidencia al comunista Vladimir Voronin en 2009 luego de fuertes grescas en la capital, instigadas por la AIE, fascistas prorrumanos y la oligarquía.

A pesar de que el PCRM varias veces se mostró en condiciones de negociar la formación de gobierno con algunos de los partidos que integran la AIE, no ha obtenido más que nuevos bloqueos. No parece muy democrático que digamos, eso de censurar al 40% de los moldavos que votaron al PCRM, un partido, que, además, ha demostrado vocación de gobierno en el período 2001-2009. Sólo por la vía de las jugadas espúreas, la Alianza moldava (una buena referencia para nosotros los argentinos), permanece en el poder, quizás esperando a que las próximas elecciones (que se celebrarían a fines de este año), puedan aventajar a los comunistas por un pequeño margen, y sino, vuelta a formar coaliciones endebles. Pero los moldavos ya están saliendo a las calles para protestar contra la crisis económica que está golpeando a sus hogares. Y las marchas son multitudinarias, lideradas por los comunistas. Además, estos, se están dando el lujo de vencer en las elecciones. ¿No volverán otra vez las jugadas para ilegalizar al PCRM, como ya antes han expresado los portavoces de la ultraderecha moldava?.

En Europa del Este, el pasado comunista es bien reciente, y si se lo recurda con tanto anhelo, como todo indica, es por algo. Porque pueden contrastar muchos, que lo que tenían veinte años atrás, lo han perdido en los últimos veinte años. Por ejemplo, la seguridad de levantarse a la mañana, y saber que ese día se iba a comer, y trabajar, y que eso le sería garantizado siempre. Ahora, la "democracia" no ha traído más que miseria a los trabajadores. Y el pueblo moldavo, como los demás pueblos del Este europeo, se va poniendo de pie.

CIUDAD MUJER: UN SUEÑO CIUDADANO HECHO REALIDAD.





Cuando andábamos en la campaña recuerdo que Mauricio y Vanda hablaron de Ciudad Mujer en Nueva Concepción, Chalatenango y después de la campaña, el ingeniero Meme Portillo me dijo que tenían las tierras listas no sólo para dicho proyecto, sino para la facultad multidisciplinaria del Norte y para el Policlínico Magisterial. Días después fuimos con las autoridades universitarias y un viejo c compañero Hugo Maldonado dijo que el daba las tierras para ambos proyectos y de la misma forma días más tarde regresaba con el profesor Rafael Coto, Presidente de Bienestar Magisterial y la alcaldía nos ofreció una manzana de tierra plana a la par del Instituto Nacional de la localidad.

Mi trabajo voluntario de expansión ciudadana me ha llevado a otras comunidades, pero se que los proyectos están vivos y de corazón desearía que dicha en comunidad se construyeran los tres proyectos.

Cuando nuestro gobierno tomó posesión, sabia todos los males que heredaban al pueblo los areneros y así también sabía que Mauricio seria criticado por gente que ni hace ni deja hacer y específicamente por la derecha a la cual derrotó por las vía democrática.

Hay en el proyecto Ciudad Mujer toda la humanidad y el amor para quienes nos han dado la vida, para nuestras madres, hermanas e hijas y allá en lontananzas la mujer salvadoreña ha de recordar a la Dra. Vanda Pignato, Primera Dama de la Nación y esposa de Mauricio y así padres, esposos e hijos y en general el pueblo salvadoreño debemos de agradecer que aquí ya tenemos lo que a otras naciones les falta.

La felicidad que nuestras hermanas encuentran en Ciudad Mujer se dibuja en el inmenso arco iris de la patria. Viendo TV escuché de un préstamo de veinte millones del BID para seguir extendiendo el proyecto en toda nuestra nación, préstamo al que nadie se debe oponer y todos y todas debemos apoyar,. Ya que significa que todas las mujeres salvadoreñas recibirán los cuidados y atenciones que están recibiendo en Ciudad Mujer que ya se ha inaugurado en el municipio de Colón.

Ciudad Mujer quizá será la herencia mejor o de las mejores que dejara la Primera dama a una patria adoptiva por la cual ha hecho ya lo que las ex primeras damas nacidas y crecidas en nuestro país nunca hicieron, quizá no de mala intención, pero por falta de visión.

En mi calidad de vo0luntario por muchos rincones de la patria veo el cambio que llega a diario. Así como recorrí nuestra nación para la campaña, lo sigo haciendo trabajando con las comunidades y así veo carreteras siendo construidas, uniformes, zapatos y útiles escolares siendo repartidos, promotores de salud y médicos por todos lados, casas siendo construidas y tierra siendo cultivada y repartida entre los más pobres de los pobres y la agricultura y ganadería comenzando a despertar enb la campiña salvadoreña.

Es obvio pensar que en una patrioa como la nuestra con una economía hundida y con un caos social heredado no se pueden hacer milagros, sin embargo, puedo decir sin lugar a equivocarme que este gobierno en dos anos ha hecho lo que los otros no hicieron por 518 años perdidos en el manoseo constitucional.

Conclusiones generales del Seminario Comunista Internacional



20° Seminario Comunista Internacional
Bruselas, 13-15 de mayo de 2011

El fortalecimiento de los partidos comunistas en tiempos de profundización de la crisis sistémica capitalista.
Conclusiones generales
15 de mayo de 2011




A nivel global, las condiciones objetivas son favorables para el refuerzo de los partidos comunistas. La crisis generalizada del sistema capitalista mundial se agrava y las tensiones se agudizan. En muchos países y en muchos continentes las grandes masas populares se mueven para combatir las consecuencias nefastas de la crisis global. En este contexto, los partidos comunistas deben reforzarse en todos los frentes: al nivel ideológico, político y organizacional.

De cara a la profundización de la crisis sistémica…

1-Los trabajadores y los pueblos del mundo están confrontados a una crisis generalizada del sistema capitalista e imperialista1. Está basada en la contradicción principal entre el capital y el trabajo, y este antagonismo de clases se refuerza fuertemente con la crisis. Los trabajadores sufren, golpeados con el látigo del aumento del desempleo, los cortes salariales, la disminución de las pensiones, la destrucción de sus derechos, la caída del poder de compra y el aumento de la pobreza. Al mismo tiempo y gracias a la intervención gigantesca de los Estados, el gran capital ve aumentar sus ganancias. La ola de concentraciones hizo que los monopolios y las grandes sociedades financieras se hicieran aún más poderosas. Logran súper-beneficios y los distribuyen generosamente bajo forma de dividendos y de bonos. Al mismo tiempo, los gobiernos del mundo capitalista hacen cargar el peso de la crisis a los trabajadores y pueblos del mundo.

2-Muchos países del Medio Oriente y de África del Norte tuvieron una ola de levantamientos populares, y los pueblos de Túnez y Egipto han conseguido derrocar sus gobiernos y expulsar a presidentes vitalicios, sometidos al imperialismo. La intervención militar de países de la OTAN en Libia, la intervención de tropas sauditas en Bahréin, las injerencias y la subversión en Siria testimonian que, después de la crisis, la rivalidad entre las potencias se intensifica así como la lucha por el control de las fuentes naturales y las rutas de transporte de productos energéticos (petróleo, gas, etc.).
- Los programas de restricciones sociales impuestos en los países europeos suscitan la cólera y la resistencia de los trabajadores. Luchas duras y significativas se llevan a cabo en Grecia, Portugal, Francia y otros lados. Un fenómeno particularmente motivador es la participación masiva de los jóvenes.
- Una movilización sin precedentes ha golpeado a Wisconsin en los Estados Unidos, donde los trabajadores y los estudiantes han combatido una ley local que ataca los derechos sindicales en el sector público.
-En general, las contradicciones entre el imperialismo y los movimientos de liberación se refuerzan, como lo muestran los movimientos populares en América Latina y en los países mediterráneos del sur y del este. En los países en desarrollo, los pueblos toman diferentes formas de resistencia contra los poderes imperialistas y las fuerzas reaccionarias locales. En la mayoría de los casos se expresan en movimientos de masas contra el alto costo de la vida, por los salarios y el empleo, por una educación democrática (la India, Bangladesh, Burkina Faso, Colombia, etc.). En otros casos, como en Filipinas o en Colombia, las fuerzas revolucionarias emprenden una lucha de liberación nacional y democrática armada.

3. La crisis económica actual es la más grave desde la de los años 30 y está lejos de terminarse. La débil recuperación, prendida con alfileres por las instituciones mundiales y los medios, es extremadamente frágil. Una nueva ola de crisis se anuncia puesto que las contradicciones que son la base de la crisis actual están lejos de estar resueltas. Se trata, en primer lugar, de la contradicción entre las capacidades de producción y la demanda solvente que ha llevado a la crisis de sobreproducción actual. Además, las intervenciones masivas de los Estados han alcanzado sus límites. Durante años, programas de restricción social están a la orden del día en numerosos países sobre-endeudados. Para muchos países estas restricciones dejan ver ya sus consecuencias trágicas para los trabajadores y los estratos populares pobres. En cada país, la burguesía y los partidos que la apoyan proceden, con el apoyo de las organizaciones imperialistas como la Unión Europea, el FMI y el Banco Central Europeo, a cortes masivos en el poder de compra de las masas. En Grecia, Irlanda, Portugal, la situación se agrava. En los Estados Unidos se ha anunciado un programa plurianual de restricciones severas.
Se agrega el aumento explosivo de los precios del petróleo, de las materias primas y de los productos alimentarios de primera necesidad, inflados por la caza de ganancias y las políticas usureras de los monopolios, aunque también por la especulación de los súper-pudientes. Catástrofes humanas golpean a los países más pobres, pero todos los pueblos del mundo sufren de este aumento de precios. A causa del aumento de la miseria absoluta y de la extensión de la pobreza, nuevas movilizaciones, huelgas y revueltas son más que probables.

4. De cara a la crisis, las llamadas “soluciones” imaginadas por las diferentes fuerzas políticas burguesas crean nuevas contradicciones y no pueden evitar nuevas crisis. Las intervenciones masivas de los Estados han reforzado a los capitalistas y a los monopolios, y, por otro lado, exigen nuevos sacrificios para los trabajadores y los estratos populares. Las posiciones social demócratas, que promueven una salida “keynesiana” a la crisis, llevan a cortar drásticamente los logros sociales. Las ilusiones que había suscitado la llegada al poder de Obama se han disipado, pues su política de apoyo a los monopolios en Estados Unidos solo enriquece aún más a los ricos.
Los partidos social-demócratas y reformistas continúan sin embargo buscando y propagando una salida al interior del sistema. Alaban las virtudes de un capitalismo industrial y dinámico y prometen crear un “capitalismo sano”, sin “excesos”, sin “disfuncionalidades” ni “desequilibrios”. Es engañar al pueblo y es engañarse a sí mismo. La concentración del poder y de las riquezas en las manos de los monopolios y de la oligarquía financiera es la esencia misma del sistema capitalista. La explotación de la fuerza de trabajo, la crisis, el exceso, las disfunciones y desequilibrios en la producción son consustanciales a la búsqueda de la ganancia capitalista. No es posible salir de este mecanismo y la clase obrera no podrá conquistar el poder sin pasar por la socialización de los monopolios.

5. Por todos lados, en los países imperialistas, vemos que el avance de partidos nacionalistas, populistas y xenófobos es apoyada por la clase burguesa como un instrumento anticomunista. Estos partidos evitan que el pueblo se libere de la política burguesa. Evitan una acción común con los comunistas frente al descrédito simultáneo de la social-democracia y el polo liberal del poder burgués. Utilizando la demagogia social, siembran la división entre las masas explotadas y oprimidas, desvían a las clases populares de sus verdaderos enemigos y matan la conciencia de clase. Sirven al poder en turno pues crean una muralla contra las verdaderas alternativas al sistema capitalista, el socialismo.

6. Ante las contradicciones que se acumulan, el sistema capitalista reacciona con ataques a los derechos democráticos. El derecho de huelga y otros derechos sindicales son atacados, mientras que los tribunales burgueses defienden como sacrosanto al derecho de empresa y la libertad de circulación de los capitales. Así, la democracia burguesa revela su naturaleza de clase.
Las campañas anticomunistas y la negación de las realizaciones históricas de los países exsocialistas sirven a la misma causa: la de intimidar a los trabajadores y a las fuerzas populares que luchan contra un sistema capitalista que no sabe resolver sus problemas, para que no escojan la vía revolucionaria para construir una sociedad socialista. Al mismo tiempo, la burguesía intensifica la vigilancia y toma todo tipo de medidas represivas, bajo pretexto de la lucha contra el terrorismo. La recolección generalizada de datos personales viola el respeto a la vida privada. Así, se tiende todo un dispositivo para enfrentar revueltas populares y luchas de clase.

7. La crisis crea una tendencia al cambio de relaciones de fuerza en el mundo. Las contradicciones entre los países capitalistas aumentan. Las intervenciones de las fuerzas imperialistas en los países árabes y del Medio Oriente muestran cómo éstas rivalizan para reforzar su influencia y para asegurar el control de las reservas petroleras y de las rutas de transporte de los productos energéticos. Los Estados Unidos se aferran en su posición de superpotencia imperialista al intensificar sus inversiones militares y al concentrar su atención geoestratégica en Asia. Pero los Estados Unidos pierden terreno. Los países emergentes forman coaliciones y entran a competir por los recursos naturales, las fuentes de energía y los mercados mundiales. Las tensiones entre los Estados Unidos, los países emergentes, Japón y la Unión Europea se agudizan y pueden llevar a un mayor proteccionismo, a conflictos abiertos, a guerras monetarias y, finalmente, a conflictos militares.
Al mismo tiempo, las tensiones inter-imperialistas se acumulan en el seno de la Unión Europea entre los países más sólidos y los países más tocados por la crisis. Una explosión de la eurozona podría tumbar la construcción europea. El par franco-alemán se esfuerza en salvar los intereses de los monopolios europeos al imponer la “gobernanza económica” para servir más eficazmente al capital monopolista.
8. En esta nueva constelación de las fuerzas mundiales, la nueva estrategia de la OTAN, formulada en noviembre de 2010 en Lisboa, pone a disposición una fuerza de choque común para defender los intereses estratégicos de los imperialistas, sirviendo de agente arbitral para las rivalidades que se le oponen. A nombre de la lucha contra el terrorismo, la nueva estrategia permite intervenciones por todo el mundo, aún en los países no miembros de la OTAN. La nueva estrategia provee actualmente fuerzas de intervención más flexibles, móviles y versátiles, como lo muestran las intervenciones en Libia y en Costa de Marfil. Los proyectos imperialistas de los Estados Unidos están en concordancia con la política de defensa común de la Unión Europea. La OTAN utiliza la Cooperación por la Paz con el fin de extender su zona de actividad y de intervención en otros países no miembros. Lo anterior no excluye de ninguna manera el crecimiento de las tensiones entre las grandes potencias por el dominio de las regiones estratégicas, por el control de las fuentes energéticas y las materias primas, por el acceso garantizado a las grandes rutas de aprovisionamiento.

Hay que reforzar los partidos comunistas y sus organizaciones de masas.

1.Los eventos actuales ponen a la orden del día el paso del capitalismo al socialismo. El papel de los partidos comunistas es crucial para organizar la revuelta, para orientar las luchas y para abrir la vía a las causas fundamentales del sistema explotador. Es lo que se puede verificar en todos lados en las luchas pasadas y en curso. Una diferencia cualitativa se manifiesta si las masas están preparadas políticamente, si la vanguardia está organizada, si el partido es sólido a nivel ideológico y político.

2. El carácter del partido depende de la tarea estratégica que se da, a saber, la revolución socialista, en ruptura con el sistema burgués. Es por ello que una tarea esencial es desmarcarse de toda forma de oportunismo y electoralismo. Se trata de cortar toda ilusión de reforma fundamental del sistema capitalista y desenmascarar la estrategia de las fuerzas políticas reformistas que prometen la liberación de los trabajadores por la vía de reformas progresivas.

3. El carácter distintivo de los partidos comunistas es su fidelidad a la vía revolucionaria y, por mucho, a la primacía de la lucha de clases. Es a través de la lucha de clases y la confrontación con las fuerzas burguesas que el partido se refuerza y que la clase obrera toma conciencia de sus tareas históricas. La lucha parlamentaria y el trabajo en las instituciones burguesas no pueden ser más que medios preciosos para dirigirse mejor a las masas y darse más medios para dirigir las luchas de las masas. Los oportunistas que buscan beatificar el sistema capitalista, abandonan la lucha de clases y son absorbidos completamente por el trabajo parlamentario para administrar el sistema.

4. Uno de los caracteres distintivos de los partidos comunistas está en el reconocimiento de su rol de vanguardia de la clase obrera. La presencia del partido en los lugares de trabajo, en las empresas, es crucial, pues es en el lugar de trabajo que se desarrolla la batalla política e ideológica más decisiva, la batalla fundamental entre el trabajo y el capital. El partido debe reforzar constantemente su carácter proletario, prestando una atención particular al trabajo en los sindicatos, las organizaciones de masas de la clase obrera. Trabaja en los sindicatos para crear polos de luchas, de defensa del sindicalismo de lucha de clases, y para ligar las aspiraciones y reivindicaciones de los trabajadores a la lucha política, esto es, el derrocamiento del poder capitalista. La importancia y el rol de los comunistas en el movimiento sindical les imponen responsabilidades mayores, en particular en el ejemplo que deben dar de sacrificio, de militantismo y de firmeza en la defensa de la clase obrera y sus intereses, en su lucha y en el esfuerzo de información y de formación en conjunto con la práctica. Es así que cumplen siempre mejor sus responsabilidades como comunistas hacia los trabajadores.

5. El refuerzo de los partidos comunistas y la preparación para los desafíos que les espera es la tarea principal en los periodos que preceden a las luchas. Se trata primeramente de elaborar, en base al marxismo-leninismo, el análisis de la situación en cada país. Se trata de analizar las clases y las relaciones de fuerza presentes y de reforzar una estrategia revolucionaria y una política de alianza social. Se trata de crear un programa de reivindicaciones inmediatas que apoyen las aspiraciones y las necesidades de las masas trabajadoras, y que sirvan a la estrategia revolucionaria.
En el dominio organizacional, los partidos comunistas emplean el centralismo democrático como instrumento esencial y tratan de mejorar constantemente su aplicación.

6. En la preparación para las confrontaciones, los partidos comunistas deben anudar lazos más fuertes con las masas. Se trata de estar presentes donde los trabajadores están luchando, de afirmar el partido como una fuerza autónoma, con consignas movilizadores. La situación concreta es diferente de país en país y es de importancia vital que el partido pueda apreciar correctamente las fortalezas y debilidades, así como el nivel de conciencia de la vanguardia y de las masas. Se trata, además, de desarrollar una estrategia y una táctica revolucionaria que permita poner a las masas en movimiento. Es a través de su experiencia que las masas aprenden, a condición de que el partido las ayude a evitar los escollos reformistas y engañosos. Una táctica apropiada sirve para acompañar a las masas en esta toma de conciencia y de ganarse un máximo de aliados entre los estratos de campesinos medianos y pequeños, los trabajadores independientes y otros estratos populares. Sin importar su dimensión, un partido comunista se esfuerza en implantarse profundamente entre las masas laboriosas.

7. Dependerá de la vigilancia ideológica y política de nuestros partidos comunistas si podamos explotar todas las oportunidades que la crisis del sistema nos ofrece para propagar el socialismo. La crisis capitalista presenta grandes oportunidades para los comunistas, pues muchas de las ilusiones sobre los beneficios del capitalismo se derrumban. Es el momento para convencer a aquellos que critican únicamente al neoliberalismo que no se trata de una elección de política sino de una elección de sistema. Es el momento de convencer a aquellos que critican la ausencia de medidas firmes contra los bancos y los especuladores que el poder del capital no puede ser reformado, que sólo puede ser tumbado. Se trata de impulsar la alternativa de un sistema socialista. La propaganda por el socialismo debe estar presente en la agitación de las masas y no solamente ser una idea a sacar en el momento oportuno.

8. El avance de los partidos comunistas entre las masas dependerá sobre todo de su rol de vanguardia en las luchas contra los planes de austeridad, contra las aventuras guerreristas y para las reivindicaciones sociales y democráticas, así como para la liberación nacional y social. Los comunistas son los mejores defensores de los intereses inmediatos, pues luchan por una sociedad sin explotación de los trabajadores. La fuerza de la clase obrera y las alianzas sociales se construyen en la lucha cotidiana. Es en la lucha que el partido refuerza su autoridad y su experiencia, así como una presencia fuerte en la clase obrera. Es en las luchas inmediatas que la autoridad y el apoyo de las masas se construye, que los partidos construyen una experiencia y una implantación firme entre las masas. Esto se hará a medida que el partido tome sus responsabilidades para movilizar, concientizar y organizar a las masas. Lo hace mediante su trabajo autónomo como partido y a través de la presencia de sus miembros en los sindicatos y las organizaciones de masas.

9. Es importante hacer constantemente el balance de las intervenciones del partido en las luchas de las masas. Se trata de juzgar de manera constante tanto la política y la táctica, como los resultados de construcción del partido y de las organizaciones de masas. La práctica de crítica y autocrítica en base al marxismo-leninismo es esencial para generalizar los logros y para corregir los errores. Un partido que cultiva esta práctica materialista y dialéctica avanzará más rápido.

10. La crisis golpea a todas las capas de trabajadores de la sociedad.
- Golpea a las mujeres a través del desempleo, del subempleo, de las condiciones de trabajo, de los salarios, de los derechos específicos de las mujeres y de las múltiples discriminaciones. En Túnez y Egipto ellas estaban en las primeras filas de los levantamientos populares.
- Golpea a los trabajadores inmigrantes, a los refugiados, a los indocumentados. Saludamos particularmente las huelgas y manifestaciones militantes de los indocumentados en Francia, por un trabajo decente y con plenos derechos.
- Golpea también a los jóvenes, víctimas del crecimiento del desempleo, de los recortes a la educación y a la seguridad social, del empleo precario y del alargamiento de la carrera. Para los partidos comunistas es una oportunidad para renovar sus filas al reclutar nuevas fuerzas en una generación que está cansada de tanto abuso y que busca una salida real, que es el socialismo. Para los partidos comunistas, se trata también de renovar sus métodos de trabajo, de adaptarse a la era de la electrónica y la comunicación instantánea, en combinación con los métodos clásicos. El potencial de movilización de estos nuevos métodos ha sido ampliamente demostrado en las recientes revueltas en los países árabes y otros.

11. En todo trabajo entre las masas, el reforzar al partido a través del reclutamiento de nuevos miembros figura como una prioridad absoluta. Se trata de construir un partido inquebrantable, del que dependerán la orientación y el éxito de las luchas futuras. La inmersión en las luchas de clase constituye una excelente oportunidad para formar nuevas generaciones de cuadros y miembros. Una gran parte de la juventud actual, y ciertamente, la generación que sufrió la ola anticomunista después de 1989, no han conocido una crisis de tal importancia o gravedad. Es ahora que se preparan para asumir su rol revolucionario en el transcurso de las décadas que vienen.

12. Es imperativo acelerar la cooperación internacional entre los partidos comunistas, a nivel global y a nivel regional, a través de (re)encuentros bilaterales y multilaterales. Afrontamos el mismo enemigo, el imperialismo. Sufrimos los mismos ataques, compartimos los mismos éxitos y los mismos objetivos. Hay muchas posibilidades de concertación, de colaboración y de ayuda mutua que deben ser explotadas al máximo. Ayudarse mutuamente es sobre todo crear la posibilidad de aprender de las experiencias y las realizaciones más avanzadas. Hay que hacerlo en el dominio teórico y político, en el dominio de la construcción del partido, de la dirección de las luchas de masas, de la construcción de organizaciones de masas. Hay que intercambiar más intensivamente las experiencias de las luchas de clases, de las campañas electorales, de la comunicación de las masas y de la agitación. La ayuda mutua y la solidaridad son esenciales.

Trabajadores del mundo entero, ¡unámonos!
11 Declaración del 18° SCI, Declaración sobre la crisis, mayo de 2009. Conclusiones generales del 19° SCI, Los partidos comunistas de cara a la profundización de la crisis sistémica capitalista, mayo de 2010.

Lista de firmantes

  1. Afghanistan, United Party of Afghanistan
  2. Albania, Communist Party of Albania
  3. Algeria, Parti Algérien pour la Démocratie et le Socialisme
  4. Azerbaidjan, Communist Party of Azerbaidjan
  5. Belgium, Workers' Party of Belgium
  6. Brazil, Partido Comunista do Brasil (PcdoB)
  7. Brazil, Partido Pátria Livre
  8. Bulgaria, Party of Bulgarian Communists
  9. Chad, Popular and Ecological Revolutionary Party (ACTUS/prpe)
  10. Congo, Democratic republic of, Congolese Communist Party
  11. Cuba, Partido Comunista de Cuba
  12. Denmark, Communist Party in Denmark
  13. Egypt, Communist Party of Egypt
  14. El Salvador, Partido Comunista de El Salvador (PCS)
  15. France, PRCF - Pôle de Renaissance communiste en France
  16. France, URCF - Union des Révolutionnaires-Communistes de France
  17. Gernany, German Communist Party (DKP)
  18. Greece, Communist Party of Greece (KKE)
  19. Guyana, People Progressive Party (PPP Guyana)
  20. Hungary, Hungarian Communist Workers' Party
  21. Iran, Tudeh Party of Iran
  22. Italy, Rete dei Comunisti
  23. Laos, Peoples' Revolutionary Party
  24. Latvia, Socialist Party of Latvia
  25. Lebanon, Lebanese Communist Party
  26. Lithuania, Socialist Party of Lithuania
  27. Lithuania, Socialist People's Front
  28. Luxembourg, Communist Party of Luxembourg (KPL)
  29. Malta, Communist Party of Malta
  30. Martinique, Parti Communiste Martiniquais
  31. Mexico, Partido Comunista de México
  32. Mexico, Partido Popular Socialista de México
  33. Netherlands, New Communist Party Netherlands (NCPN)
  34. Pakistan, Communist Party of Pakistan
  35. Palestine, Palestinian Communist Party
  36. Palestine, Popular Front for the Liberation of Palestine (PFLP)
  37. Peru, Partido Comunista Peruano
  38. Poland, Communist Party of Poland
  39. Puerto Rico, Partido Comunista de Puerto Rico
  40. Russia, Communist Party of the Russian Federation
  41. Russia, Russian Communist Workers' Party - Revolutionary Party of Communists
  42. Russia, Communist Party of the Soviet Union (CPSU)
  43. Slovakia, Communist Party of Slovakia
  44. South Africa, South African Communist Party
  45. Spain, Partido Communista de los Pueblos de España
  46. Sweden, Communist Party (KP)
  47. Syria, Syrian Communist Party
  48. Tunisia, Parti du Travail patriotique et démocratique de Tunisie
  49. Turkey, Communist Party of Turkey (TKP)
  50. Ukraine, Union of Communists
  51. USA, Freedom Road Socialist Organization
  52. Venezuela, Partido Comunista de Venezuela
  53. Vietnam, Communist Party of Vietnam

lunes 6 de junio de 2011

Elogio al Partido (Brecht)


El que está solo tiene dos ojos
el Partido tiene cientos de ojos
el Partido ve siete estados
el que está solo ve una ciudad
el que está solo tiene su hora
pero el Partido tiene muchas horas
¡el que está solo puede ser aniquilado!


Pero el Partido no puede ser aniquilado
pues él es la vanguardia de las masas
y dirige el combate
con los métodos de los clásicos
forjados en el conocimiento de la realidad.

Stalin. Carta a Ivanov.



Carta de Ivanov al camarada Stalin

Al Camarada Stalin
de parte de Ivanov, propagandista
titular del Comité de Sector de la
Juventud Comunista Leninista de la URSS
en Manturov (región de Kursk).

Estimado camarada Stalin,

Le ruego encarecidamente de aclararme la siguiente cuestión:

Aquí donde me encuentro, así como en el Comité regional de la Juventud Comunista, existen dos maneras de concebir la victoria definitiva del socialismo en nuestro país, o más bien se confunde el primer grupo de contradicciones con el segundo. En las obras de usted sobre el destino del socialismo en la Unión Soviética se habla de dos grupos de contradicciones: las internas y las externas.

En cuanto al primer grupo de contradicciones está claro que las hemos resuelto: el socialismo en el interior del país ha triunfado.

Quisiera tener una respuesta acerca del segundo grupo de contradicciones, es decir, las que existen entre el país del socialismo y los países capitalistas. Usted señala que la victoria definitiva del socialismo significa la solución de las contradicciones externas, la completa garantía contra la intervención, y por consecuencia, contra la instauración del capitalismo. Sin embargo, este grupo de contradicciones puede ser resulto solamente mediante los esfuerzos de los obreros de todos los países.

También el camarada Lenin nos enseñaba que “se puede vencer definitivamente sólo a escala mundial, sólo mediante los esfuerzos unidos de los obreros de todos los países”.

En el curso de propagandistas titulares en el Comité regional de la Juventud Comunista de la URSS yo dije, basándome en las obras suyas, que la victoria del socialismo puede ser definitiva solamente a escala mundial; pero los militantes del Comité regional, Urogenko (primer secretario del Comité regional de la Juventud Comunista) y Kazelkcov (instructor de propaganda) califican mi intervención de “salida trotskista”...


Les mostré las citas de sus obras sobre esta cuestión pero Urogenko me dijo que cerrara el libro, afirmando que “eso lo decía el compañero Stalin en 1926, pero ahora estamos en el 1938; que en aquel momento no teníamos todavía la victoria definitiva, mientras ahora sí la tenemos, que no se trata de estar pensando ahora en la intervención y en la restauración”. Además me dice: “Nosotros tenemos ahora la victoria definitiva del socialismo y tenemos la total garantía contra la intervención y contra la restauración del capitalismo”. De esta forma me han considerado cómplice del trotskismo, me han sacado del trabajo de propaganda y han puesto en cuestionamiento mi permanencia en la Juventud Comunista.


Le ruego, camarada Stalin, que me explique si tenemos la victoria definitiva del socialismo o si todavía no la tenemos. ¿Puede ser que yo no haya encontrado la documentación de actualidad complementaria sobre esta cuestión en relación a algún cambio reciente?

Yo considero que la declaración de Urogenko es antibolchevique, sosteniendo que las obras de Stalin sobre esta cuestión ya están un poco envejecidas. ¿Puede ser que los militantes del Comité regional hayan tenido razón en considerarme trotskista? Esto me molesta mucho y me ofende.

Le ruego, camarada Stalin, que se permita responderme a esta dirección:

Iván Filippovich Ivanov,
Soviet de la aldea Pervi Zassiem,
Distrito de Manturov,
Región de Kursk.
18-1-38
Firmado: Ivanov.

Carta de Stalin al camarada Ivanov.

Al camarada Iván Filippovic Ivanov,

La razón la tiene usted desde luego y son sus adversarios ideológicos, es decir los camaradas Urogenko y Kazelkov, quienes se han equivocado. Y esto por qué.

Está fuera de dudas de que la cuestión de la victoria del socialismo en un solo país, es este caso el nuestro, tiene dos aspectos diferentes.

El primer aspecto de la cuestión de la victoria del socialismo en nuestro país abarca el problema de las relaciones entre las clases en el interior del país. Esto es en el campo de las relaciones internas. ¿Puede la clase obrera de nuestro país superar las contradicciones con nuestros campesinos y establecer con ellos una alianza, una colaboración? ¿Puede la clase obrera de nuestro país, en alianza con los campesinos, derrotar a la burguesía de nuestro país, arrebatarle la tierra, las oficinas, las minas, etc., y construir una sociedad socialista completa?

Estos son los problemas ligados al primer aspecto de la cuestión de la victoria del socialismo en nuestro país.

El leninismo responde a estas preguntas afirmativamente.

Lenin enseña que “nosotros tenemos todo lo necesario para la edificación de una sociedad socialista completa”. Nosotros podemos y debemos por lo tanto, con nuestras propias fuerzas, vencer nuestra burguesía y construir la sociedad socialista. Trotski, Zinoviev, Kamenev y caballeros similares, que se convirtieron más tarde en espías y agentes del fascismo, negaban la posibilidad de edificar el socialismo en nuestro país sin que antes la revolución socialista haya vencido en los otros países, en los países capitalistas. Estos caballeros, en sustancia, querían reconducir nuestro país hacia atrás en la vía del desarrollo burgués, cubriendo su apostasía con falsos argumentos sobre la “victoria de la revolución” en otros países. Ha sido precisamente sobre este punto en el que se han desarrollado las discusiones en nuestro partido durante estos días. La sucesiva marcha del desarrollo de nuestro país ha demostrado que el Partido tenía razón, y que Trotski y compañía estaban equivocados.

De hecho, mientras tanto, hemos sido capaces de liquidar nuestra burguesía, de establecer una colaboración fraternal con los campesinos y construir, en lo esencial, la sociedad socialista, aunque la revolución socialista no haya vencido en los otros países.

Esto es lo que respecta en cuanto al primer aspecto de la cuestión de la victoria del socialismo en nuestro país.

Yo pienso, camarada Ivanov, que su controversia con los camaradas Urogenko y Kazelkov no se refiera a este aspecto de la cuestión.

El segundo aspecto sobre la cuestión de la victoria del socialismo en nuestro país abarca el problema de las relaciones de nuestro país con los otros países, con los países capitalistas, el problema de las relaciones de la clase obrera de nuestro país con la burguesía de los otros países. Esto se da en el campo de las relaciones exteriores internacionales.

¿Puede el socialismo en un país que está rodeado por potentes países capitalistas considerarse completamente libre del peligro de una invasión armada (intervención) y, por consecuencia, del intento de restauración del capitalismo en nuestro país? ¿Pueden nuestra clase obrera y nuestros campesinos con sus propias fuerzas, sin una ayuda seria de la clase obrera en los países capitalistas, vencer la burguesía de los otros países, así como han vencido la propia burguesía? En otras palabras: ¿se puede considerar la victoria del socialismo en nuestro país definitiva, es decir, libre del peligro de una agresión militar y de intentos de restauración del capitalismo, mientras la victoria del socialismo existe en un solo país y mientras continúe existiendo el asedio capitalista?

Estos son los problemas que se asocian al segundo aspecto de la cuestión de la victoria del socialismo en nuestro país. El leninismo responde a estos problemas negativamente. El leninismo enseña que la victoria definitiva del socialismo en el sentido de una plena garantía contra la restauración de las relaciones burguesas es posible solamente a escala internacional (ver la conocida resolución de la 14ª conferencia del Partido Comunista de la URSS). Eso significa que la ayuda comprometida del proletariado internacional es esa fuerza sin la cual no se puede resolver el problema de la victoria definitiva del socialismo en un solo país. Esto no significa naturalmente que nosotros debamos quedarnos con los brazos cruzados esperando una ayuda desde fuera. Al contrario, la ayuda del proletariado internacional debe ser conjunta con nuestro trabajo en el fortalecimiento del Ejército Rojo y de la Flota Roja para la movilización de todo el país en la lucha contra la agresión militar en los intentos de restauración de las relaciones burguesas.

Aquí tenemos lo que dice Lenin a propósito:

“Nosotros vivimos no solamente en un Estado, sino en un sistema de Estados, y la existencia de la República Soviética al lado de los otros Estados imperialistas por un período de tiempo no es concebible. Al final, el uno o el otro vencerá. Esto significa que la clase dominante, el proletariado, si quiere dominar y dominará, debe demostrarlo, también con su organización militar” (tomo 24 pág, 122, Ed. en ruso).

Y más adelante:

“Nosotros estamos rodeados de hombres, de clases, de gobiernos que declaran abiertamente su odio contra nosotros. Nosotros tenemos que recordar que estamos siempre a un pelo de una invasión” (tomo 27, pág. 117).

Esto está dicho con agudeza y con fuerza, pero también honestamente y llanamente, sin adornos, como sabía hablar Lenin.

Sobre la base de estas premisas, en las Cuestiones del Leninismo de Stalin se dice:

“La victoria definitiva del Socialismo es la plena garantía contra los intentos de intervención, y por lo tanto de restauración, ya que un intento de restauración puede tener lugar solamente con un serio apoyo desde afuera, solo con el apoyo del capital internacional. Por eso, el sostén de nuestra revolución por parte de los obreros de todos los países, y con mayor razón el triunfo de estos obreros, aunque solo sea en unos cuantos países, es la condición necesaria para la plena garantía del primer paso victorioso contra los intentos de intervención y de restauración, la condición necesaria para la victoria definitiva del Socialismo” (Cuestiones del Leninismo, 1937, pág. 134).

En realidad sería ridículo y tonto cerrar los ojos sobre el hecho del asedio capitalista y pensar que nuestros enemigos externos, por ejemplo los fascistas, no buscarán la ocasión de llevar a cabo una agresión armada contra la URSS. Pueden pensar así solamente los ciegos fanfarrones y los enemigos escondidos, que quieren adormecer al pueblo. No sería menos ridículo negar que en el caso de que una intervención militar tenga un mínimo de éxito, los intervencionistas tratarían en las zonas ocupadas por ellos de destruir el régimen soviético y de restaurar el régimen burgués. ¿Acaso Denikin y Kolchak no restauraron el régimen burgués en las zonas que ocuparon? ¿En qué son mejores los fascistas que Denikin y Kolchak? Negar el peligro de una intervención militar y los intentos de restauración mientras exista un cerco capitalista, solo lo pueden hacer los enredadores y los enemigos escondidos que quieren esconder con fanfarronerías la propia hostilidad o que tratan de desmovilizar al pueblo. ¿Pero es posible considerar la victoria del socialismo en un solo país definitiva si este país tiene alrededor un cerco capitalista y que ésta esté garantizada plenamente contra la amenaza de una intervención y de restauración? Está claro que no es posible.

Esta es la situación con respecto a la cuestión de la victoria del socialismo en un solo país.

Se deduce que esta cuestión contiene dos problemas diferentes:

a) el problema de las relaciones internas de nuestro país, o sea, el problema de la victoria sobre nuestra burguesía y la edificación del socialismo integral;
b) el problema de las relaciones externas de nuestro país, o sea, el problema de la plena garantía de nuestro país contra los peligros de una intervención militar y de restauración.

El primer problema ya ha sido resuelto, ya que nuestra burguesía se ha liquidado y el socialismo se ha ya edificado esencialmente. A esto lo llamamos victoria del socialismo o, más exactamente, victoria de la edificación socialista en un solo país. Nosotros podríamos decir que nuestra victoria es definitiva si nuestro país estuviera en una isla y si alrededor de él no hubiera numerosos países, países capitalistas. Y debido a que no vivimos en una isla sino en un “sistema de estados” del cual una parte considerable es hostil al país del socialismo, creando así el peligro de una intervención y una restauración, nosotros decimos que abiertamente y honestamente que la victoria del socialismo en nuestro país no es todavía definitiva. De aquí se deduce que el segundo problema no está todavía resuelto y que hará falta resolverlo. Más aún: no es posible resolver el segundo problema de la misma forma en el cual se ha resuelto el primer problema, o sea, mediante los esfuerzos únicos de nuestro país.

El segundo problema se puede resolver mediante la unión de los esfuerzos serios del proletariado internacional con los esfuerzos todavía más serios de todo nuestro pueblo soviético. Es necesario afianzar y consolidar los lazos proletarios internacionales de la clase obrera de la URSS con la clase obrera de los países burgueses, es necesario organizar la ayuda política de la clase obrera de los países burgueses a la clase obrera de nuestro país en caso de una agresión militar contra nuestro país, así como es necesario organizar cualquier tipo de ayuda de la clase obrera de nuestro país a la clase obrera de los países burgueses; se necesita reforzar y consolidar con todos los medios nuestro Ejército Rojo, nuestra Flota Roja, nuestra Aviación Roja, nuestra Sociedad de apoyo a la defensa aeroquímica. Se necesita que todo nuestro pueblo esté en estado de movilización para que esté listo a hacer frente al peligro de una agresión militar, para que “ninguna casualidad” y ninguna maniobra de nuestros enemigos externos nos puedan agarrar por sorpresa.

De su carta resulta que el camarada Urogenko tiene otro punto de vista, no del todo leninista. Él, de hecho, afirma que “nosotros tenemos ahora la victoria definitiva del socialismo y tenemos la plena garantía contra la intervención y contra la restauración del capitalismo”. Que no le quepa la duda de que el camarada Urogenko está completamente equivocado. Una afirmación semejante como la del camarada Urogenko solamente se puede explicar con la incomprensión de la realidad que nos rodea y con la ignorancia de los principios elementales del leninismo, o bien con la estéril jactancia de un joven burócrata enamorado de su persona. ¿Si realmente “tenemos la plena garantía contra la restauración del capitalismo” tenemos necesidad de un potente Ejército Rojo, de una Aviación Roja, de una potente Sociedad de apoyo de la defensa aeroquímica, del afianzamiento y de la consolidación de los lazos proletarios internacionales? ¿No sería mejor utilizar los billones que gastamos en fortalecer el Ejército Rojo en otros objetivos y reducir al mínimo el Ejército Rojo o incluso disolverlo totalmente? Personas como el camarada Urogenko a pesar de que subjetivamente están entregados a nuestra causa, objetivamente son peligrosos para nuestra causa, ya que con su jactancia, voluntariamente o involuntariamente (es lo mismo) adormecen a nuestro pueblo, desmovilizan los obreros y los campesinos y ayudan a los enemigos a agarrarnos por sorpresa en el caso de complicaciones internacionales.

En cuanto al hecho, camarada Ivanov, que por lo que parece “lo han sacado del trabajo de propaganda y le han puesto la cuestión de su permanencia en la Juventud Comunista” no se debe preocupar. Si los hombres del Comité regional de la Juventud Comunista quieren realmente parecerse al suboficial Priscibeiev, el conocido personaje de Chejov, podemos estar seguros que perderán. En nuestro país los Priscibeiev no gustan.

Ahora puede juzgar si ha envejecido el conocido fragmento del libro “Cuestiones del leninismo”, a propósito de la victoria del socialismo en un solo país. Quisiera yo mismo que envejeciera, para que en el mundo no hubiera cosas tan desagradables como el cerco capitalista, el peligro de una agresión armada, el peligro de la restauración del capitalismo, y otras por el estilo. Pero desgraciadamente estas cosas desagradables continúan existiendo.

12-2-1938
STALIN

¿Cómo ha logrado el Partido Comunista de China la unidad de los religiosos?


El Partido Comunista no cree en Dios, pues adopta como guía ideológica el materialismo dialéctico e histórico (incluido el ateísmo) y es contrario al idealismo. Entonces ¿cómo ha logrado el PCCh unir la voluntad y fuerza de los religiosos con los sectores no creyentes, para promover el desarrollo y construcción del país?

Esto se debe a que el Partido aplica sincera, total y acertadamente la política de libertad de credo. Puede persuadir con razonamientos a otros y a sí mismo de su sinceridad al aplicar medidas.

Primero, pone en práctica los puntos de vista fundamentales del Partido. A la vez que sostiene su plena convicción sobre los fundamentos de la realidad objetiva, la materia y el ser, también cree firmemente en las leyes internas que rigen el desarrollo y transformación de las cosas, desechando lo que las niegue. Fuera de la propia ideología, todo es objetivo, incluida la existencia misma de la religión, que tiene su origen en un hecho social derivado del fenómeno de la conciencia y sus leyes objetivas, independientes todas de la voluntad del hombre. La religión existirá durante largo tiempo en la sociedad socialista y su extinción podría tomar más tiempo ue el fin de las clases y el Estado. Como materialistas, debemos admitir y respetar esta realidad objetiva, y actuar a largo plazo y de acuerdo con la ley objetiva al tratar el tema religioso...

Segundo, es requisito fundamental del Partido servir al pueblo de todo corazón, o sea, en bien de la abrumadora mayoría de las masas populares, uniéndolas y apoyándose en ellas. Todos los esfuerzos del Partido están destinados a hacer realidad y a salvagurdar los derechos fundamentales de las amplias masas populares, incluido el derecho fundamental de libertad religiosa. Las masas populares, incluidos los creyentes, son creadores de riquezas materiales, y sus actividades prácticas constituyen la fuente y fuerza motriz del desarrollo de la civilización espiritual social. La coincidencia de los conceptos marxistas sobre religión y trabajo con las masas supone poner en práctica un trato correcto a los creyentes religiosos, creer en la capcidad autoliberadora de las masas populares y hacer todo lo posible por nuclearlas alrededor del Partido, para que luchen por sus propios intereses.

Tercero, se procura conducir la religión para que desempeñe un rol activo en nuestra sociedad. Como la religión existirá por un largo periodo de tiempo, e independientemente de la voluntad del hombre, es preciso ganarse el apoyo de los numerosos creyentes religiosos, que son parte de las masas populares, a la vez que nos apoyamos en ellos, esforzándonos por conjurar los posibles efectos negativos. Los ateos y los creyentes religiosos comparten idénticos intereses, y sus diferencias en lo ideológico y religioso pasan a un segundo lugar. Al persistir en la unidad y cooperación políticas y en el respeto mutuo a las creencias, se puede conseguir que la religión promueva la armonía social.

Y cuarto, se toma en cuenta la tradición cultural histórica de China, donde no hubo ningún régimen teocrático a escala nacional, ni guerras religiosas, como las ocurridas en Europa. China es un país que da importancia a la armonia y que aboga por la paz, otorgando especial importancia al legado cultural que favorece la multiplicación de la vida humana, según propugnan diversas doctrinas, escuelas éticas y artes religiosas, además de ser patrimonio de nuestra filosofía y civilización espiritual. La política de libertad de credo es resultado de nuestra tradición cultural histórica, además de avenirse con las aspiraciones de las masas populares no creyentes, que representan a la mayoría de la población china.

Los creyentes y los no creyentes viven en unidad y armonía, por lo que es posible afirmar que la religión está desempeñando un papel activo en la práctica. En contraste con el mundo actual, donde son comunes los “extremismos religiosos” y los “conflictos entre diferentes civilizaciones”, China se encuentra en una situación excelente, lo que constituye otro milagro que se suma a su extraordinario éxito económico.

Autor: Ye Xiaowen

Tomado de Pueblo en línea

EEUU 'pierde' unos 6.600 millones de dólares de los fondos para Irak

MONCADA Grupo de lectores en el mundo

el mundoes.gif
· Era parte de la remesa de 12.000 millones de dólares que W. Bush autorizó
· El Pentágono dice que no puede determinar qué ocurrió con los 6.000 millones
Efe | Washignton
Actualizado lunes 13/06/2011 09:16 horas
Unos 6.600 millones de dólares (unos 4.600 millones de euros) de los fondos de Estados Unidos destinados a la reconstrucción de Irak tras la invasión de 2003, se han perdido y probablemente han sido robados, informó este lunes el diario 'Los Angeles Times'.
El rotativo, que cita como fuente de su información a los auditores estadounidenses que han revisado las cuentas, indica que esa suma "eraparte de la remesa de 12.000 millones de dólares (casi 8.350 millones de euros al cambio actual) en efectivo que el presidente George W. Bush autorizó en 2003 y 2004".
"Los gobiernos de EEUU y de Irak están cerrando los libros de contabilidad de ese programa este mes, pero después de múltiples auditorías e investigaciones el Pentágono no puede determinar qué ocurrió con los 6.600 millones", añade el artículo.
Según el diario, "por primera vez los auditores federales indican que parte o todo ese dinero perdido puede haber sido robado y que (su desaparición) no se explica simplemente por errores de contabilidad o asignación equivocada".
Stuart Bowen, inspector general especial para el programa de reconstrucción de Irak, dijo al diario que la pérdida de los 6.600 millones de dólares "podría ser el mayor robo de fondos de la historia de Estados Unidos".
Por su lado las autoridades iraquíes argumentan que un acuerdo, firmado en 2004 entre los gobiernos de EEUU e Irak, deja a Washington la responsabilidad de ese dinero.
"Abdul Basit Turki Saeed, el auditor jefe iraquí y presidente de la Junta Iraquí de Auditoría Suprema, ha advertido a las autoridades estadounidenses que Irak emprenderá acciones legales para recuperar los fondos perdidos", escribe 'Los Angeles Times'.