ACLARACIÓN

El Blog FARABUNTERRA, no tiene ninguna responsabilidad por el contenido de los sitios que han sido citados como fuente, los cuales se seleccionan según las normas del diálogo abierto y civilizado.
Las imágenes y productos multimedia, son extraídos en su gran mayoría directamente de la Red. En el caso de que la publicación de algún material pudiera lesionar derechos de autor, pido por favor ser notificado por correo electrónico ubicado en la parte superior para su inmediata remoción
.
PARA NUESTROS ENEMIGOS IDEOLÓGICOS LES DECIMOS DESDE SIEMPRE: NO NOS CALLARÁN!!!
TODOS SOMOS UNOS!

NO AL GENOCIDIO CONTRA PALESTINA.

NO  AL GENOCIDIO CONTRA PALESTINA.

Nuestro facebook, otra oportunidad màs para enterarte de nuestro acont ecer

Nuestro  facebook, otra  oportunidad  màs  para enterarte  de  nuestro  acont ecer
Click en imagen

domingo, 7 de noviembre de 2010

CARTA A DON PONCIANO



COSAS DE AMORES.CARTA A DON PONCIANO

Cosas De amores Ponciano. A vos sólo te escriben tristezas. Yo te escribo alegrías y que más alegría de tener seis mariditos y a todos los tengo bien domesticaditos como cusucos del culito. Mi historia impregnada con alegría en esta cartulina, es la historia de la mayoría de mujeres salvadoreñas, con la única diferencia que no tienen mi suerte de tener seis del Ave María. Mire don Poncia, vengo de Ateolandia y a mis trece años mi mama me cambio por una vaca con con don Lencho Lajas y usted se debe de ir imaginando por qué le decían Lajas¨ y no era por otra cosa, sino por la gran metálica que cargaba entre las piernas. No hubo don Poncia, ni siquiera denuncias, el juez don Pilandro Pelado determinó que hasta mucho era una vaca lechera por una bicha que ni pelos tenia y la cosa, con todas mis quejas, alaridos y quejidos se quedó como que nada había pasado, aun cuando a mi me había llevado putas durante el primer mes con el finado Lencho Lajas quien abrupatamente quedó con los ojos claros inmóviles fijamente mirando a las estrellas después de una noche de polvareda en serie.
Todo se paga Ponciano. Me quedé con el corral entero y decidí vengarme comprando
y haciendo mierda a los hombres. Al primero que me tiré para celebra la muerte de Lencho, fue a don Chuisto, el cura, a quien obligué que me trajera todos los diezmos y vendimos hasta un cáliz de oro en la cornucopia local por lo cual don Chusito fue sacado a la mierda, excomulgado, dice la gente y se quedó permanentemente como acólito en
el Palacio del Sexo que dirige La princesa Juana Galloprieto. De cierta forma Poncianito, también estamos en familia, pues el segundo fue tu hermanito Johnny Billmaker quien me dio dos vacas de sangre y ni el pial se le paró, así es que salieron de choto y hasta premiadas pues ya venían preñadas del rejero pura sangre, la jodida fue que nunca me dio cartas de venta y me jodió porque se las tuve que zacatear por largo tiempo para que después se las viniera a traer cuando ya estaban paridas y bien robustas, pero que no esté creyendo que no me las va a pagar. Con tu hermanito llegó un alemán que le dicen TUMA y hasta se me encrispó el gallo porque pesa como ochocientas libras, pero lo dormí con cinco dobles de chaparro volador y cuando roncaba como cerro presto a hacer erupción, le bajé tres mil dólares a los cuales les di norte inmediatamente y por ahí dijeron que eran falsos, la verdad es que yo no sé y para lo cual me conseguí al Juez de Paz quien a quien solo le di a oler, pero arregló el asunto de los dólares falsos del alemán y después lo despaché con lo colochos hechos.
Con los Acuerdo de Paz subió una comandantada desde Radiola de los cuales me
agarré a Bombocho que más parece hijo de chino rico y bueno ese si estaba rico, la jodida que me tocó polvo fusil y de ahí es que tengo ese vergazo de AKS viejos de los cuales he cambiado un puño a tu sobrino del restaurante La Rueda Loca, los cuales tiene en su museo de guerra.
Esa Ponciano, han sido nada mas aventura cortas, como decimos aquí a la pasa
raya, pero ahora vamos a las fijas por lo cual me han trabado María Pedrina Perergrina Mico de Oro.
Mira, aquí hay un montón de arcaicos que ya no paraguay y les encanta el amo
r de rodillas, es decir que basta una sobadita en las rodillas y ahí vienen los pesos dolarizados, esos son los seis apóstoles de que te hablo y paso a mencionar. El padre Chulunco llega a las cuatro de la mañana y hasta me da lástima ya que para conseguir los dolaritos que me trae tienen que andar rezando de puerta en puerta a un montón de viejas que ni se mueren, no cogen, ni dejan coger.
Me estoy tirando también al Dr. Espino y aunque no les cobra ni mierda a los
pacientes y no me da a mí, al menos siempre me trae frijoles frescos y hueso de cuche y siempre tiene la lavativa lista para cualquier limpieza, además que es cumplido con los mañaneros y es fiel hasta la muerte como el Chele Cristo.
A otro que me esto cocinando es al Director del Instituto, el huevo es que la
vieja es más celosa que la gran puta y me quiere cachimbear y por ello no me destra
bo la parranda de dos filos. En realidad el profesor no es mucho lo que aporta, pero al menos se hueveya un vergo de útiles escolares que reparto a los bichos que son en realidad mis quita gana.
Con quien me estoy haciendo las barba aunque me mojes las mías es con el Pastor
de la Secta Cristo Vergueador. Don Próculo Bíblico como se hace llamar, cae a media noche y a espaldas del Dr. Espino y sin hacer las jerigonzas de la secta hacemos la cosa un ratito y me quedo con las limosnas del día, además de las especies en gallinas, maíz, dulce, cereales que los dolientes le llevan todos los días a quienes mi Próculo les da su bendición aunque no la salvación, esa me toca a mí, ya que mi amor se sectero me tiene bien salvada de la hambruna común en Ateolandia y bueno, yo soy su salvación al mismo tiempo porque no habría otra gente que le perdonaría todos sus pecados.

Los dos últimos, que me da un poco de miedo mencionar por ser autoridades
políticas y religiosas y no mencionaré los nombres por respeto al gobierno y a Dios, es el delegado de Protección Civil, éste me ha traído un vergo de colchonetas para mi clientela y me ha enlaminado las casas de toda mi familia y lo bueno es que vienen allá cuando el ministro se tira un pedo y sólo cuando hay temporales y se ausenta completamente en el verano, pero siempre está al llamado y el último es el consagrado Monseñor Colindante que es el que me ha regalado mi carrito para que lo vaya a ver dice él, pero jamás he ido y el no ha regresado desde una polveada y fumada con bañados con polvos de Medellín que lo dejó con los ojos como que eran de punche asustado. Si Dios existe, mi querido Ponciano, aunque sé que vos no crees en esas babosadas, como vos decís, creo que soy bendita y salvada por él, por haberme cogido a tres de sus ministros, el gobierno no me puede ignorar por
estar dándole felicidad a sus delegados, las esposas de mis maridos deberían de estar felices porque en cartas anónimas les he dado a conocer que no viven con santos, lo cual les abre el camino para prestárselo a quien deseen y personalmente agradezco a mi mama por haberme cambiado por una vaca ya que si no hubiera sido asi me hubiera casado con algún bicho cacorro del pueblo que no ajusta ni para una pupusa y como podes ver tengo casa, buena casa, vituallas para un siglo, carro, joyas, armas, billetes y mi mejor joya es esta gran pacaya colorada que dios me ha dado.
A vos Ponciano, te agradezco al alma por tus sabios consejos y aunque se que no
te at
raigo, si no podemos hacer una alborada, al menos podemos reventar unos cuetillos.

Dámele saludes de Juan-Cho, el ùnico chino de San Agustìn, por las sesenta turcas que manda para la publicaciòn de estas cartas, y decile que le mando un beso travieso, fotocopoia de donde vos me los das; es decir en el de
atràs.


Tuya hasta en la Tumba:

María Pedrina Peregrina Mico de Oro
La Vengadora de Ateolandia
El Salador.