ACLARACIÓN

El Blog FARABUNTERRA, no tiene ninguna responsabilidad por el contenido de los sitios que han sido citados como fuente, los cuales se seleccionan según las normas del diálogo abierto y civilizado.
Las imágenes y productos multimedia, son extraídos en su gran mayoría directamente de la Red. En el caso de que la publicación de algún material pudiera lesionar derechos de autor, pido por favor ser notificado por correo electrónico ubicado en la parte superior para su inmediata remoción
.
PARA NUESTROS ENEMIGOS IDEOLÓGICOS LES DECIMOS DESDE SIEMPRE: NO NOS CALLARÁN!!!
TODOS SOMOS UNOS!

Nuestro facebook, otra oportunidad màs para enterarte de nuestro acont ecer

Nuestro  facebook, otra  oportunidad  màs  para enterarte  de  nuestro  acont ecer
Click en imagen

martes, 31 de marzo de 2015

Nanjie, el último bastión maoísta


Enviado por Manos fuera de China.


Nanjie es una ciudad de China, perteneciente a la provincia de Henan, situada a unos 725 km al Sur de Beijing, cuenta con una población de unos 16.000 habitantes entre residentes e inmigrantes. Pero tiene una particularidad, y es que se caracterizada por su peculiar funcionamiento basado en el modelo maoísta.

 Central térmica.
Más de tres décadas después de su muerte, Mao continúa siendo recordado con cariño en China, pero en Nanjie tiene un significado especial. En un momento en que la brecha entre ricos y pobres está aumentando en China y la vida es incierta para muchos, Nanjie ofrece la seguridad y la certeza del pasado. El pueblo es una de las últimas comunas que quedan en el país y aquí los trabajadores aún se rigen por muchos de los principios que estableció. 


La mayoría de las comunas se disolvieron hace años, dado a que los sucesivos líderes chinos transformaron la economía planificada en una gobernada por el mercado. Sin embargo, la comuna de Nanjie todavía sigue sólida y satisfaciendo las necesidades diarias de los residentes. Poca gente quiere verla desaparecer. 

En la sociedad de Nanjie no existen las lacras que aquejan al resto del mundo. El crimen, la mendicidad, la prostitución o la droga no alcanzan las calles de Nanjie, que son limpias y organizadas. 

Nanjie parece un lugar muy ordenado y agradable. Una estatua de Mao está situada en la plaza central del pueblo, rodeada de carteles gigantes de otros revolucionarios comunistas, como Lenin y Stalin. 

La economía de la ciudad, una de las más prósperas de China, se basa en la fabricación de fideos de preparación instantánea -Yingsong nudels- muy consumidos en el país y que se exportan a Mongolia y a Rusia, entre otros. Algunos de los fideos incluso se venden a países como Australia, Estados Unidos y Canadá. Los beneficios van a parar a un fondo común con el que se pagan las pensiones de los ancianos. 


Adultos mayores comiendo en un asilo. Se lee en la pared “Superar la conciencia de la propiedad privada y establecer el concepto de ser una gran familia”

La comuna también tiene una serie de pequeñas fábricas de otros alimentos en los que se producen cerveza, chocolate, salsa picante entre otros. 

Fábrica de fideos

En Nanjie, los trabajadores continúan trabajando duro a cambio de salarios bajos, pero la comuna les proporciona otras cosas. “Yo gano unos 400 yuanes al mes (59 dólares), pero recibo muy buenos beneficios sociales", dijo la señora Hu, quien trabaja como inspectora de control de calidad en la fábrica de condimentos de la comuna.

“Yo recibo atención médica, vivienda, incluso el gas, el agua y la electricidad son gratis.” 


Su hijo, de nueve años de edad, Wang Haoyuan, también recibe educación gratuita en las escuelas de la comuna. El municipio le paga incluso la universidad. (Lo contrario de lo que sucede en el resto de China -y del mundo- en que los agricultores chinos enfrentan serias dificultades para pagar la educación de sus hijos o los gastos médicos cuando están enfermos. Decenas de millones de agricultores han decidido abandonar sus aldeas para buscar trabajo en las ciudades)

Quienes viven cerca de esta comuna miran a sus habitantes con envidia. Una mujer de apellido Liu, dijo: "Vivir en Nanjie es muy bueno, todo es suministrado por el pueblo. Aunque los sueldos son bajos, no tienes que preocuparte de otras cosas." 

“En nuestro pueblo no se nos da muchos beneficios, y yo no puedo sobrevivir únicamente de la agricultura”.

Un estudiante de una escuela de artes prácticas de Nanjie

Si bien la mayoría de las imágenes es de la cosecha reciente, una de las piezas más notables de la aldea son los antiguos carteles de propaganda que decoran las estaciones de autobuses a lo largo de la carretera principal. Son viejos y descoloridos y parecen haber sido colocada allí durante el apogeo de la Revolución Cultural y nunca se han bajado desde entonces. Dada la devoción de Nanjie a las viejas formas de la "República Popular" es poco probable que estos carteles nunca se bajen. 

Aparte de estos únicos aparentes, lo que normalmente distingue Nanjie de otros pueblos chinos es su elección diferente de los derechos económicos el modo de desarrollo. Mientras que las empresas mixtas extranjeras y las empresas privadas florecieron en toda China a mediados de 1980, ambos cuadros y pobladores locales decidieron atribuir su "prosperidad común" por la colectivización mientras se agarra al pensamiento de Mao Zedong para educar a la gente y guiar su práctica. La mayor parte de las necesidades diarias y servicios de bienestar básicos que necesitan los aldeanos son proporcionados por el colectivo en Nanjie, tales como vivienda, educación y atención médica. "Estoy bastante satisfecho con mi vida actual. Es más puro y más estable que el mundo exterior", dijo Wang Chunju, aldeano de Ninjie. 

Plaza Dong Fan Hong 

De pie en la entrada de Nanjie, una amplia y recta calle termina en la plaza principal de la aldea, y una gigantesca estatua de mármol blanco del difunto presidente Mao Zedong sigue en pie en el centro, flanqueado por enormes retratos de Marx, Engels, Lenin y Stalin. "Para servir al pueblo" y otras citas de Mao Zedong se encuentran en los carteles y paredes a lo largo de las calles del pueblo, en lugar de los anuncios comerciales. 


 Estatua de Mao y carteles de Lenin y Stalin, plaza Dong Fan Hong en Nanjie


“Eligieron continuar con la propiedad colectiva, y si la gente quiere, nosotros -el partido- tenemos la responsabilidad de continuar con ese sistema” (Wang Hongbin, secretario del partido comunista de Nanjie)